Como también afirman los pilotos y los instructores más expertos, la formación es fundamental en la profesión de piloto de línea, puesto que el vuelo es efectivamente algo innatural para un ser humano.

Es por ello que, desde que se creó el primer avión, se comprendió enseguida que un piloto, antes de ponerse a los mandos de una aeronave, debía pasar por un curso de adiestramiento. En este contexto, la simulación de vuelo se ha convertido en una parte importante dentro de la enseñanza en las escuelas tanto civiles como militares.

Gran parte del adiestramiento que antes tenía lugar solo con aviones, lleva ya años impartiéndose mediante el empleo de simuladores de vuelo. Además, la simulación ha contribuido considerablemente no solo a la mejora de la seguridad aérea, sino también a la investigación de accidentes y a los estudios para el diseño de aeronaves.

Las ventajas del simulador de vuelo

El simulador de vuelo es un dispositivo que recrea artificialmente el vuelo de un avión y el entorno en el que este se lleva a cabo. Esta máquina consigue reproducir también las operaciones y los cálculos en los que se basa la navegación de un avión, simulando, de esta forma, la manera en que este reacciona a factores externos como la presión, las turbulencias, el viento, las precipitaciones, etc.

La gran ventaja del simulador de vuelo es que mejora la calidad del adiestramiento, ya que permite que los estudiantes practiquen diferentes maniobras, incluso de emergencia o demasiado complejas para ser recreadas de forma segura con un avión real.

De este modo, los estudiantes pueden enfrentarse a distintos escenarios que les ayudan a desarrollar sus capacidades en la toma de decisiones. Todo ello en un ambiente controlado y con la posibilidad de repetir los ejercicios hasta alcanzar el nivel deseado.

Profesional Aviation opta por el simulador Alsim ALX

En nuestra escuela, hemos adoptado desde el principio el método didáctico “por escenarios”, que está pensado para hacer que los estudiantes puedan aprender cómo hacer frente a todas las situaciones operativas durante el vuelo.

En 2020 hizo su entrada en nuestra academia una nueva herramienta que completa la eficacia de nuestra formación: nos referimos al simulador de vuelo Alsim ALX.

 “Poder ir cambiando con flexibilidad entre las distintas configuraciones y modelos de vuelo gracias a un simulador es un valor añadido para nuestra escuela. Examinando las opciones presentes en el mercado, Alsim, y en particular modo el ALX, son sin lugar a dudas la empresa y el producto más fiables, avanzados y atendibles que hay hoy a disposición” ha comentado nuestro director ejecutivo Vito Preti.

Alsim ALX está certificado como monomotor de pistones, bimotor de pistones y “medium Jet” (un avión de medio radio), es decir, los genéricos B737 y A320. El simulador está diseñado y aprobado para el adiestramiento PPL (Private Pilot Licence – Licencia de Piloto Privado), CPL (Commercial Pilot Licence – Licencia de Piloto Comercial), IR (Instrument Rating – Habilitación de vuelo instrumental) y para el curso MCC (Multi Crew Cooperation Course – Cooperación de tripulación múltiple) en conformidad con todas las normas actualmente en vigor.

“Professional Aviation está creciendo rápidamente en el sector del adiestramiento de vuelo y desea seguir ofreciendo un alto nivel de formación no solo con una flota moderna, formada por aeronaves muy nuevas como el Cirrus y el Tecnam Glass, sino también con Alsim ALX, que es el único simulador en Italia con la certificación FNPT (entrenador de procedimientos de navegación y vuelo, por sus siglas en inglés) capaz de ofrecer el curso para obtener la ATPL (licencia de piloto de transporte de línea aérea) en su totalidad. Nos alegra poder incluir esta empresa entre nuestros clientes y esperamos que este sea solo el comienzo de nuestra relación”, ha declarado Nicolas de Lassus, gerente de cuentas de Alsim.

Las características del simulador aéreo Alsim ALX

Como hemos dicho hasta ahora, el simulador es una herramienta esencial para ayudar al piloto en el proceso de toma de decisiones, que, como sabemos, es una parte vital de la formación. Pero veamos juntos las principales características de este peculiar modelo de simulador:

– es un dispositivo que ofrece flexibilidad organizativa, capaz de adaptarse y crecer en función de las exigencias de los clientes;
– su instalación es modular;
– su mantenimiento es sencillo, con tiempos de espera mínimos;
– cubre hasta 4 tipos diversos de aviones y 10 modelos diversos de vuelo;
– tiene un sistema de visión avanzado;
– ofrece un alto nivel de realismo: HDVS (High Definition Visual System – sistema visual de alta definición) y Force Feedback (retroalimentación de fuerza);
– dispone de un sistema de asistencia con el que los clientes pueden configurar un plan de formación eficiente.

Una de las claves para llegar a ser un piloto de éxito es desarrollar la consciencia de la situación y la capacidad de reaccionar y actuar ante cualquier situación. Con dicha finalidad hemos adoptado en nuestra escuela el simulador ALX, ya que además ofrece la posibilidad de obtener la habilitación para las operaciones con tripulación múltiple gracias al curso MCC (Multi Crew Cooperation course – cooperación de tripulación múltiple), es decir, el curso en el que se introducen las técnicas, los conocimientos y las habilidades necesarias para manejar una aeronave con dos pilotos.

Hoy los simuladores de vuelo innovadores como Alsim ALX permiten una inmersión total en una experiencia “virtual” que se aproxima mucho a la realidad, ofreciendo a nuestras alumnas y alumnos un primer acercamiento serio a la aeronave y a los numerosos escenarios de emergencia e imprevistos que el vuelo conlleva. Sumados a la profesionalidad de un equipo de docentes expertos y gracias a un método de enseñanza que nos permite, desde hace años, formar con éxito a nuestros estudiantes, estos dispositivos ayudan a que profesionales conscientes, y por tanto más seguros, de sus capacidades emprendan la carrera de piloto de línea.