Las cabinas de todos los aviones destinados al transporte de personas llevan incorporado un sistema de protección contra incendios cuya función es reducir al mínimo el riesgo de que estos se produzcan y contribuir a que la seguridad de los pasajeros esté garantizada.

Los incendios que pueden afectar a un avión y a sus pasajeros son de dos tipos:  los generados en vuelo y los que siguen a un accidente.

En general, un incendio a bordo durante el vuelo se verifica a causa de una avería en el sistema o en los componentes, o bien por un problema de mantenimiento. En cambio, un incendio posaccidente se debe a la ignición del carburante vertido a causa, por ejemplo, de un choque.

El avión está diseñado para prevenir los incendios

El sistema de protección contra incendios es uno de los aspectos más importantes a la hora de diseñar una aeronave, efectuar las correspondientes pruebas de calidad y certificarla. De hecho, las normas que regulan el diseño y la certificación de las aeronaves afectan, en conjunto, a los materiales, sus especificaciones químicas y físicas, la fabricación, los sistemas de detección e intervención y, por último, los procedimientos operativos.

Un avión está fabricado de manera que cada una de sus partes tenga determinadas propiedades ignífugas en función de su integración en la arquitectura del mismo. Este planteamiento está basado en algunos principios: selección, separación, aislamiento, detección y control de los materiales.

En primer lugar, es importante mantener separados los tres elementos que contribuyen a que se produzca un incendio: combustible, fuente de ignición  y oxígeno; en segundo lugar, es necesario que el aislamiento de posibles incendiosimpidiendo su difusión hacia otras partes del avión, esté garantizado, así como el control de la situación.

Así pues, un avión suele utilizar tanto sistemas pasivos (véase el uso de materiales no combustibles o autoextinguibles) como sistemas activos (los sistemas de protección contra incendios, por ejemplo).

La mayoría de los materiales utilizados para la fabricación del interior de la cabina de vuelo son autoextinguibles: por ejemplo, el material de aislamiento de los cables eléctricos debe ser autoextinguible. De igual manera, el sistema de aislamiento térmico y acústico instalado tras los paneles del interior de la cabina está diseñado con las propiedades ignífugas adecuadas para retrasar el brote de incendio en la cabina en caso de accidente.

Todos los artículos de tela y plástico presentes en el avión son sometidos a pruebas de inflamabilidad y toxicidad. Los tejidos de los asientos y las mantas que suelen distribuirse a los pasajeros deben poder resistir largo tiempo antes de incendiarse (unos 4 minutos) para que los pasajeros puedan evacuar el avión a tiempo.

Sistemas de alarma y extinción de incendios del avión

A pesar de todas las formas de prevención, tanto en fase de fabricación de la aeronave como durante su funcionamiento, no es posible excluir totalmente la posibilidad de que se produzcan eventos negativos. Por este motivo, los aviones están equipados con sistemas de seguridad específicos que cumplen dos funciones:

 detectar el incendio: el sistema localiza de manera oportuna las llamas, la condición indispensable para poner en marcha los procedimientos de seguridad
 intervenir para controlarlo y extinguirlo: permite eliminar el incendio, con las intervenciones específicas que ello supone

El sistema de protección contra incendios de los aviones tiene por función proteger estos últimos contra:

– fuego
– humo
– sobrecalentamiento.

Las zonas protegidas por el sistema de protección contra incendios son:

– los grupos motopropulsores
– la APU (Auxiliary Power Unit – unidad auxiliar de potencia) que las aeronaves llevan instalada a bordo
– las bodegas de carga
– los compartimentos del tren de aterrizaje y los bordes de ataque de las alas
– los compartimentos de los aseos
– la cabina de pasajeros

El sistema de detección del fuego

Existen varios tipos de sistemas de detección, los cuales se valen de varios fenómenos físicos para reconocer el riesgo de incendio:

– las variaciones de temperatura, que son detectadas mediante sistemas de termostato o de termopar;
– la presencia de humo en el aire, que puede ser detectada por medio de fotocélulas, capaces de reconocer las variaciones de luminosidad o las desviaciones de los haces de luz.

Dispositivos de extinción de incendios

Los sistemas de extinción de incendios incluyen una serie de componentes:

– una serie de bombonas que contienen un líquido de extinción
– una red de tubos para su distribución a las distintas zonas de la aeronave
– válvulas selectoras para dirigir el líquido

Cada una de las bombonas entra en conexión con el sistema de tubos en el momento en que el piloto activa un cartucho explosivo que causa la rotura de un diafragma de separación entre la bombona y la rede de tubos.

En el caso de un aviso de incendio en un motor, el piloto comprueba en primer lugar que no se trate de un falso aviso y, a continuación, tira de la manilla de seguridad contra incendios.

En la cabina de pasajeros del avión, hay además una serie de extintores portátiles de varios tipos: el personal de cabina está adiestrado para utilizarlos e intervenir en caso de incendio.

¿Deseas saber más? Contacta con nosotros para conocer nuestra oferta de formación y de esta forma hacer realidad tu sueño de llegar a ser piloto de línea.